Cómo el insomnio afecta al organismo

insomnio

La gente que nunca ha sufrido de insomnio suele decir: “si no puedes dormir, simplemente cierra los ojos y quédate dormido”.

Por supuesto esto es un problema mucho más complicado de lo que parece ser a simple vista. Por lo menos el 40% de las personas que padecen insomnio gastan mucho dinero en medicamentos para inducir el sueño, y sufren un nivel de estrés muy alto derivado de esta falta de sueño.

Se ha llegado a un dato de que las personas con insomnio han gastan alrededor de $24 millones de dólares en todo, desde tés herbales que prometen un descanso adecuado hasta cortinas que oscurecen la habitación e incluso esfuerzos por encontrar la almohada perfecta para dormir.

Dormir ha sido un misterio para la humanidad durante mucho tiempo. ¿Por qué lo hacemos y por qué lo necesitamos? ¿Y qué pasaría si pasáramos todo ese tiempo despiertos? Imagina todas las cosas que lograrías si no durmieras.

Si no dormimos, el cuerpo se enferma

A principios de la década de 1950, científicos comenzaron a hacer investigaciones intensivas acerca de la forma y tipo de sueño que tenemos. Ellos confirmaron que el sueño es importante y que, mientras dormimos, nuestros cuerpos son todo menos pasivos. Y, además, que cuando nos privan de nuestro sueño, suceden cosas malas.

Se sabe que los adultos necesitamos alrededor de 7 a 9 horas de sueño cada noche, pero la realidad es que muchos de nosotros no dormimos bien por la noche. La mayoría de los adultos solo duermen alrededor de seis horas y media por noche durante la semana. Somos un poco más perezosos los fines de semana.

El no dormir correctamente puede ser el resultado de un trastorno del sueño mucho más complicado. Hoy en día, cerca de 70 millones de personas sufren algún trastorno de sueño como insomnio, apnea del sueño, trastorno del movimiento periódico de las extremidades.

En total se han detectado más de 70 diferentes trastornos del sueño reconocidos que afectan la manera en que el cuerpo recupera energías. Las horas de trabajo tardías, el trabajo nocturno, las mascotas en la cama, los niños, los ronquidos de la pareja e incluso el dolor o el reflujo ácido también pueden dejarlo fatigado.

No importa cuál sea la razón, toda esta falta de sueño nos pone en riesgo de problemas a corto y largo plazo, que afectan nuestra salud, estado de ánimo, memoria, habilidades cognitivas y tiempo de reacción.

El sueño y su relación con el cuerpo humano

Cuando no dormimos bien, podríamos pasar por alto algunas de las cosas fisiológicas que acompañan a la falta de sueño, pero seguramente se notarán los impactos de esto en las tareas diarias.

Por ejemplo, conducir cansado es una combinación peligrosa; resulta que tan peligroso como conducir en estado de ebriedad. Una gran cantidad de accidentes viales, por ejemplo, se consideran tragedias relacionadas con la fatiga.

Los conductores somnolientos en las calles y carreteras tienen un tiempo de reacción y un estado de alerta reducidos, una coordinación mano-ojo disminuida y un juicio deficiente.

Un caso particular es el inicio del horario de verano. Las personas que adelantan sus relojes una hora para el inicio del horario de verano coinciden con un aumento del 15% en las muertes de vehículos motorizados durante la siguiente semana a este cambio.

Y aquí estamos hablando de solamente de una hora de sueño perdido. Cuando las horas de falta de sueño se acumulan pueden tener repercusiones similares a las de manejar con estado de ebriedad.

insomnio y su impacto físico

Problemas de salud crónica

Aunado a eso, existen muchos otros problemas asociados a la falta de sueño y que tienen un impacto directo en la salud de las personas.

Y luego están las cosas que la falta de sueño le hace al cuerpo y que quizás no asocie con su falta de sueño, incluido un mayor riesgo de desarrollar problemas de salud crónicos y graves. Cuando habitualmente tienes falta de sueño, más que solo una noche en la que no podemos dormir en realidad te estás lastimando. El sueño de mala calidad interrumpe los ritmos biológicos del cuerpo y no tardan mucho en generar daños en la salud física, emocional y mental.